miércoles, 14 de febrero de 2018

La camiseta de los libros

Una vez me dijeron que era una empollona de segunda fila. Empollón de segunda fila es aquel que es un empollón pero le gusta disimular, así que en vez de sentarse en primera fila, se sienta en segunda. Ahora no me lo hubieran dicho, porque hoy en día estoy orgullosa de mi frikismo y de que guste aprender cosas nuevas, pero entonces... Entonces tenía 20 años menos que ahora y muchas más inseguridades.

Embrace yourself, acéptate como eres y muéstrate orgullosa. Y yo, soy una empollona, me gustan los libros y voy a demostrárselo al mundo.


La camiseta es bien sencilla, una Elsa como las muchas que he hecho. El puntazo es esta preciosa tela de Nineuk, la camiseta negra de las mangas es de CalJoan. No sé cuál de las niñas con libros me gusta más, bueno, igual sí, ¿qué os parece la niña de las dos coletas? A ver, que la enseño mejor.


Con esta camiseta uso la primera de las telas del #12meses12telas. Una menos y a por la siguiente.





miércoles, 24 de enero de 2018

Más relax

Otro Relaxed de la Ottobre 5/2017. Y es que este patrón es la caña, me encanta. Más largo, más corto, bolsillos grandes, manga francesa, costura en la espalda,... si es que lo tiene todo.


El que cosí en otoño lo uso mucho, pero me apetecía uno más de domingo, como dice mi madre (aunque me lo pongo con los vaqueros debajo en vez de medias, estas fotos están hechas al volver del trabajo jiji).


Más largo que el anterior y los bolsillos no me quedaron tan bien (sigo recomendando el tutorial de uVe para ponerlos), creo que el grosor de la tela influye. Es un punto gordito que compré en una tienda física de Mordor, es más gordo que la sudadera de verano, así que las costuras de los bolsillos quedan más abultadas. Pero creo que este es uno de los fallos en los que sólo nos fijamos nosotras, ¿verdad?


Como ya sabía que era ancho en las caderas, calqué una talla menos y, aún así, tuve que volver a meter un poco de cada lado. Y las sisas, pues hace raro cuando llevas los brazos pegados al cuerpo, pero, seamos sinceras ¿cuántas horas al día lleváis los brazos pegados al cuerpo?



domingo, 21 de enero de 2018

#12meses12telas

Bufff, da cosa mirar el armario donde guardo las telas. Me propuse hace ya tiempo bajar el alijo y algo he conseguido, compro menos y sólo si es estrictamente necesario. Pero, últimamente coso poco (estoy en una etapa más tejeril) así que el #12meses12telas de Las Marujadas de la Peluchona es la excusa perfecta para volver a coser y meterles tijera a esas telas que no me atrevo.

Aquí van las mías:


Si empezamos de arriba a abajo y de izquierda a derecha:
  1. Un punto precioso que acaba de llegar proveniente de Nineuk. Hace ya tiempo que quiero copiar una camiseta de Zergatik que tengo, pero no encontraba la tela, creo que esta lo es.
  2. Otro punto precioso que llegó junto al anterior a casa desde NineukEsto llama a camiseta raglan con mangas negras desde lejos, pero a ver. ¡Camiseta hecha!
  3. Un panel de punto de NikoNiko Sew, de su ronda de Harry Potter. Lo que más me gusta del panel es la frase. También dice camiseta, pero no sé si para mí o para alguna de las fieras.
  4. Sudadera de verano de Alles-fuer-selbermacher. La compré pensando en hacerme algo para mí.
  5. Crepe de viscosa con una caída espectacular. La compré en una tienda cuando compré tela de toldo para la sombrilla del pueblo, me faltaban 4 euros para el envío gratis, así que compré esta tela porque me gustó el estampado (quién se resiste a unos cometas y planetas). La fiera morena quiere unos pantalones con ella, me da a mí que va a ser.
  6. Algodón de patchwork de Modes4u. Lo chulo de esta tela de constelaciones es que las estrellas brillan en la oscuridad. Lleva al menos tres años en el armario esperando a convertirse en cojín. ¡Cojín para la fiera morena hecho!
  7. Loneta de ovejas. Esta loneta se vino desde la tienda de Rosa Pomar en Lisboa (visita super recomendada a todas las tejedoras que pasen por allí), que yo fui hasta la tienda a comprar lana, pero las ovejas me llamaron desde una estantería y me dijeron: seríamos una funda para tus agujas de lo más chula. Y las pobres siguen esperando a convertirse en la funda para las agujas.
  8. Double gauze de CoserCosas. La foto engaña y el color es más coral que rosa. Veo aquí unos pantalones fresquitos para el verano. Venga, que este año me atrevo a meterle las tijeras.
  9. Viscosa floreada de Ribes y Casals. La compré en la tienda física de la calle Atocha de Madrid. Estaba en la sección de ofertas (era diciembre), pedí metro y medio pensando en hacerme una túnica para verano, pero se acababa la pieza y el hombre me dio más de dos metros por el mismo precio. Sigo pensando que tiene escrito túnica veraniega en la frente.
  10. Algodón de patchwork de Galerias Madrid. Está destinada a ser el forro del proyecto de la tela 11.
  11. Sarga granate (porque es granate) de Galerias Madrid. Esta sarga y el algodón anterior van a convertirse en la Fall Favorite de la Ottobre 5/2013, una trenca para primavera/otoño. Tengo todos los materiales y el patrón calcado y aún no le he metido tijera.
  12. Punto con una ligera textura de tienda física. Lleva ya unos meses en el armario, siempre pensé que era ideal para una camiseta, pero se le está poniendo cara de vestido.
Bueno, pues estas son mis telas. ¡A coser!

miércoles, 10 de enero de 2018

#12socksin2017: octubre, noviembre y diciembre

Se terminó el 2017 y conseguí tejer 13 pares de calcetines, bien!!!!!! 12 para mí y un par para mi sorprendida de Swapetines.

Venga, hoy los últimos tres pares.


Creo que este es uno de los calcetines más populares de Ravelry. Hay más de 4500 pares tejidos con este patrón. Recuerdo que me sorprendió que sean top-down, había visto tantos tan chulos que no se por qué pensé que eran desde la puntera hasta arriba.


Es el típico patrón que se presta a hacer con restos, hacen falta al menos dos colores distintos, yo escogí las tres bolas de restos más grandes que tenía de Greta and the Fibers y aún me sobró. El punto es fácil de memorizar, aunque como te despistes pierde la gracia y hay que deshacer. 

La lana, ¿qué decir de esta lana? Es una gozada trabajar con ella y quedan unos calcetines muy calentitos, aunque hay que tener cuidado al lavar, pero merece la pena.


Allá por noviembre, @piruletrix pidió testers para su nuevo diseño de calcetines. Pues me lancé, que esto de probar patrones nuevos siempre gusta. 


La gracia está en el elástico y el dibujo que sale de ahí. En mis fotos no se aprecia muy bien por el color de la lana (y porque sacarse fotos a los pies de una misma no es tan sencillo). Pero bueno, para verlo en detalle sólo tenéis que pasaros por Instagram.


La lana es mi último ovillo de Piratenwolle, es algo más áspera al tejerla que las Gretas, pero responde bien a la lavadora.


El último par que tejí fueron las medias para el traje de casera. No tienen mucho misterio, las hice desde la puntera hacia arriba. Dos del derecho y uno del revés solo en la parte de arriba del calcetín hasta el talón y después del talón dos del derecho y uno del revés en toda la vuelta hasta conseguir la altura deseada.


El talón que tejí es el Afterthought Heel, más que nada por comodidad. La lana no es la típica de calcetines, es algo más gorda y no tiene nada de nylon (se afieltró un poco en el roce del talón cuando las puse). Pero el resultado han sido unas medidas de casera super calentitas, que falta hace porque las albarcas no abrigan nada de nada, y con las que me puedo poner otros calcetines debajo.

Ahora lo que todas os preguntáis :P ¿se me han quitado las ganas de tejer más calcetines? Noooooooooooooooooooooooooooooooooo, pero dudo que en el 2018 teja otros 12 pares ;)


miércoles, 27 de diciembre de 2017

La tela de las mates...

Una vez me llamaron polifriki (dícese de la que tiene varios frikismos). La mayoría de mis frikismos son públicos y notorios, uno de ellos son las matemáticas. Cuando empecé a ver por la blogosfera esa loneta de matemáticas necesité un trozo.

Ana DonebyAna sabía de mi necesidad y, ya que iba a Sewing Camp, se pasó por Encants. Resulta que Marta 4eta2 tenía la misma necesidad y... aquí estamos hoy las tres con la tela de las mates.


Antes de tener la tela en casa ya sabía que iba a coser el Weekender bag. Seguí el tutorial al pie de la letra, pero, por una chapucilla al cortar, no me llegó para hacerla entera con la tela de las mates. Pues un retal de tela de ikea y listo.


Para quitarle dramatismo y darle un toque moña, la tela del interior es un algodón azul claro con topos de colores que no recuerdo donde compré.

Pasaros por las entradas de Ana y Marta a ver las chuladas que han hecho con sus trozos. ¡Encantada de haber compartido costuras con vosotras!


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Mi traje de casera

Este año me tocaba a mí, que ya iba siendo hora. El año pasado hice el traje de casera de L., el anterior adapté uno de cuando tenía 12 años y el anterior (que acababa de empezar a coser) hice unas faldas con sus pañuelos y sus toquillas para L. y una amiga suya. Pero este año, me tocaba, así que me he hecho un traje de casera completo: desde las medias hasta la toquilla.

Empecé allá por septiembre hablándolo con Ana y comprando las telas en una tienda San Sebastián con ella (hay que repetir eh, más maja esta chica). 


Lo estrené el sábado, venía Mari Domingui a recoger las cartas para Olentzero. Lo ideal hubiera sido hacer las fotos fuera, de cuerpo entero, aprovechando que todo el mundo iba de casero... Pero vivo en Mordor y llevamos semanas con un frío que pela, además el sábado llovía (pero nos pusimos las albarcas para que no me riñera Nireganbara como el año pasado jejejeje muacs) y para cuando salimos a por Mari Domingui ya era de noche. Vamos, que el universo no quería que luciera el traje en condiciones (porque íbamos todos con abrigos encima de los trajes).

En fin, asumiré mi destino y os lo enseño por partes.


Yo lo llamo toquilla, pero en Ravelry es un señor chal que se llama Bruinen. Para que quedara grande y abrigosa, la ganchilleé con dos hebras de DROPS Alpaca.


Objetivo conseguido: es grande (la puedo cruzar por delante y atar a la espalda incluso encima del abrigo) y os aseguro que abriga (la alpaca calienta mucho y es muy suave).


Después va la camisa. Fue lo último que cosí, lo más complicado. Seguí el patrón Pussy Bow de la Ottobre 5/2015 quitando el lazo del cuello. Sinceramente, no me compliqué mucho. Las camisas de casera suelen tener jaretas y alguna puntilla. Yo, con mis fruncidos en los hombros y la trasera, me siento más que satisfecha y quizá el próximo año la decore un poco con alguna puntilla. Lo que sí que falta son los elásticos en los puños. Mira que los tenía preparados, pero se me olvidaron y no me dí cuenta hasta que me la fui a poner y así se han quedado.


La parte de abajo la forman el delantal, la falda y la enagua (las medias se quedan para mi último #12socksin2017). Esos sí que no tienen más complicación que mover la cantidad de tela que llevan. La falda es un rectángulo con cinturilla de tres metros de ancho y la combinación casi lo mismo pero con canesú. El delantal lleva mucha menos tela, y no es más que un rectángulo con sus bolsillos y su cinta para atarlo.

Bonito, ¿verdad? Por lo menos a mi me lo parece. La tela lila de topos me recuerda a los trajes que usábamos cuando eramos pequeñas, todas íbamos de azul marino con topos y ya. Creo que la combinación de colores con el amarillo del ruedo y el granate del delantal queda vistosa pero discreta. 

Las telas son las típicas que se suelen utilizar en estos trajes, la de la camisa y parte de la falda es una tela rústica creo que mezcla de lino y algodón, el ruedo amarillo es algodón y la del delantal es lino. La enagua salió de reciclar unas sábanas viejas que tenía mi madre.

En fin, a ponérselo un par de días más esta Navidad y a guardar en el cajón hasta el próximo año (snif, snif, con lo bonitos que son deberíamos vestirnos de caseros más días).

Enlaces: #MiMi de Malas Costureras y Fans de Ottobre (¿valdrá la camisa para el #NOSVAMOSDEFIESTA? A fin de cuentas, es para una fiesta navideña, algo diferente, pero una fiesta).

miércoles, 13 de diciembre de 2017

El cuello de piedra

Soy de naturaleza friolera, y me matan esos días de otoño en los que por la mañana te congelas pero a mediodía te sobra todo (ya los hemos superado y ahora nos congelamos a todas horas). Así que para esos días un cuello bien abrigado.


La tela es un punto de sudadera con acolchado de piedra!!!! La compré a la vez que la sudadera roja acolchada, y todavía no sé en qué estaba pensando cuando la compré. Llevo un año mirándola y pensando: ¿qué c*** hago yo con esto? (reconoced que a vosotras también os ha pasado alguna vez). Oye, al final la he usado para algo que queda resultón.

Creo que me ha quedado un pelín grande, pero abrigar abriga, lo aseguro. Es tan grande que con unos corchetes en las esquinas se puede hacer una chaqueta parecida a la Lauki de DonebyAna, pero más grande. Aquí la prueba.


Igual me animo y en vez de imperdibles para la foto, le pongo los corchetes...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...